Que no, que no es una magdalenaaaa!!!

Cuando empezamos con esto de los cupcakes, mucha gente nos decía… -ah!.. Hacéis magdalenas, no?- … y nosotras les decíamos… -no, no es una magdalena, es un cupcake- … y era entonces cuando te miraban raro… No me hace falta tener poderes mentales para saber lo que pensaban… seguro que era algo así como… -tú dirás lo que quieras pero esto… esto es una magdalena con cosas-…

Total, que después de mi último alegato a los cupcakes, defendiendo su personalidad, su integridad, su naturaleza, su idiosincrasia, su… bueno… al cupcake en toda su esencia, pues decidí que buscaría argumentos sólidos. Porque hay que reconocer que patalear un rato y ganar el debate por “pesada” diciendo eso de… -que no, que no es una magdaleeeenaaaa!!!- pues… hombre… puede hacerse mejor, no?

Total y para que quede claro… hay tres cosas que se parecen entre si:

-magdalenas

-muffins (para complicar la cosa…)

-cupcakes

Pues bien…

Las magdalenas, según he podido averiguar, tiene su origen en una joven llamada Magdalena (de aquí viene su nombre) que servía unos pasteles pequeñitos con forma de concha a los peregrinos del Camino de Santiago.

Actualmente se elaboran con papelitos rizados, si… como los muffins y los cupcakes… ya lo sé… pero no hay que confundirlas ya que la diferencia está en los ingredientes utilizados. Para elaborar las magdalenas utilizamos aceite, cosa que no hacemos ni en los muffins ni en los cupcakes. Además, la masa de las magdalenas se bate más, produciéndose así las “burbujitas” que encontramos al partirlas. El resultado de todo esto es una masa muy esponjosa y con copete.

       

Por otro lado, los muffins, tienen su origen en Reino Unido y aparecieron hacia el 1703 (según recetas que aún se conservan). Las diferencias básicas con las magdalenas es que son menos dulces, más anchos y chatos y no tienen copete. Para la elaboración de los muffins no utilizamos aceite, utilizamos mantequilla. En el caso de los muffins, la masa no se bate tanto por lo que queda más compacta. Es muy común incorporar trocitos de chocolate, frutos secos, frutas o incluso, en versiones de muffins saldos, podemos encontrar trocitos de verduras.

       

Y para finalizar… los cupcakes. Los cupcakes tienen su origen en Estados Unidos. En realidad, los cupcakes son pequeños pasteles decorados de diversas formas, con buttercream, glasa real, pasta de azúcar, etc… Su decoración y sus ingredientes tienen infinidad de combinaciones, según la imaginación de quién los elabora. Surgieron a finales del siglo XIX, y reciben su nombre cupcake, debido a que se servían en pequeñas tazas (cup cake=pastel de taza).

    

   

Bueno, espero que estás mini explicaciones os hayan servido para que… si alguien os vuelve a decir eso de… -mira que magdalena más bonita…- podáis decir… -que no, que no es una magdalena, es un cupcake. Si te fijas… y bla, bla, bla…- . Al menos tendréis argumentos, no?

Por cierto… que las magdalenas… también nos quedan riquísimas!!! Ya os pasaremos prontito alguna receta sobre ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s